PROGRESIÓN

La Manada caza de forma conjunta, pero esto no impide que el Lobato se desarrolle individualmente.  A su paso por la Manada se encontrará con tres fases de desarrollo (HUELLAS), y cada una marcará una forma de ser y actuar que vendrá dada por los Territorios (ámbitos de progresión),  cada uno de los cuales contiene una serie de aspectos educativos que el Lobato ha de trabajar durante su progresión:

 HUELLA DE AKELA (INTEGRACIÓN)

 
La Etapa de integración es la etapa pensada para que el nuevo Lobezno se adapte y pueda sentirse feliz de formar parte de la Manada. En este periodo, el Lobato irá descubriendo las normas que rigen la vida de la Manada y los valores que éstas aportan a su vida.

El Lobato no puede ir solo de Cacería por la Selva, es joven e inexperto y necesita ayuda; debe seguir la huella del lobo más experto. Akela lo introducirá en la Selva enseñándole los secretos de la caza.






 HUELLA DE BALOO (PARTICIPACIÓN)


Comenzar la fase de participación supone un gran adelanto en el proceso educativo. El Lobato se ha integrado adecuadamente en la vida de la Manada, ha sido capaz de aceptar las normas que rigen la vida en grupo y está preparado para compartir con el resto de Lobatos sus propias experiencias.


Baloo le acompañará, le enseñará la Ley de la Selva y las Máximas así como el lenguaje de esta para poder ser un ejemplo para el resto de Lobatos.


 


 HUELLA DE BAGHEERA (ANIMACIÓN)


El Lobato se encuentra en su recta final, es la hora de poner todo lo aprendido al servicio de los demás. El niño que un día llegó a la Manada ha crecido, ahora ve cercano su paso a la Sección Scout, pero esto no debe interrumpir su proceso educativo.

Bagheera es quien le enseñará la técnica suficiente para participar en la vida de la Selva y por otro lado, en la vida de la aldea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario